Las 24 Horas de Daytona 2024

La edición 62 de las 24 Horas de Daytona será para el recuerdo por el alto nivel de competencia. Porsche y Cadillac fueron los protagonistas. No se dieron tregua hasta que cayó la bandera a cuadros.

El turno llegó para el primer gran premio de resistencia. Las 24 Horas de Daytona abrió la temporada de las carreras de larga duración, con un espectáculo sin precedentes, con récords históricos y una definición prácticamente sobre la línea de meta. El 2024 será un año de mucha acción para esta disciplina y solo se pondrá mejor por el pronto ingreso de más marcas oficiales, gracias al equilibrio entre el reglamento norteamericano y el europeo.

Las 24 Horas de Daytona empezaron con roce en lo previo. Acura llegó como la marca a vencer, cortesía de sus tres triunfos consecutivos en las últimas ediciones. Esta vez tendría fuerte oposición de Cadillac, mientras que Porsche y BMW, en su segunda temporada de desarrollo, llegaron con las lecciones aprendidas.

Foto: Motorsport

En la clasificación, Pipo Derani rompió los relojes, con el Cadillac rojo. Se quedó con la pole position y estableció el récord de vuelta de la pista. Pintaba bien para los norteamericanos porque Sebastian Bourdais, el auto hermano, se acomodó segundo, a solo 7 centésimas. Felipe Nasr fue tercero, para Porsche y Connor de Fillipi fue el mejor BMW, en la cuarta casilla de salida.

Foto: 24h Le Mans. Pipo Derani en el Cadillac V-Series.R

A 20 minutos para las dos de la tarde, flameó la bandera verde que dio inicio a las dos vueltas al reloj. Derani picó al frente y, metido en su alerón posterior, lo siguió el Porsche de Nasr. Bourdais, en el Cadillac amarillo se quedó dormido. Hasta frenó el avance de de Fillipi, abordo del BMW.

Las primeras curvas fueron como las de una carrera corta, llenas de amagues de Nasr e intentos de contraataque de Bourdais. En paralelo, las categorías GTD Pro y GTD, ambas ahora bajo el reglamento GT3, se preparaban para arrancar su propia aventura.

Foto: Porsche. Felipe Nasr en el Porsche 963

El auto de seguridad tuvo mucha acción durante la primera hora por múltiples incidentes. La velocidad fue controlada al menos dos veces, por accidentes que ocurrieron en vueltas consecutivas.

En pleno atardecer se produjo un interesante duelo entre los Cadillac. Los Porsche no aparecían cerca en este momento porque habían empezado a jugar con la estrategia. Sabían que para enfrentar la velocidad de los autos norteamericanos necesitaban inteligencia y paciencia.

Foto: Motorsportweek. Jack Aitken en el Cadillac V-Series.R

Entrada la noche, con 18 horas 44 por delante, Porsche contraatacó y llegó a la punta de la carrera con esta buena maniobra de Matt Campbell, sobre Tom Blomqvist. Esa fue la primera muestra de que los alemanes tenían algo entre manos.

Con el pasar de las vueltas, Campbell desapareció en la punta. Una hora más tarde, uno de los BMW empezó a cobrar vida. Con muchas agallas, Rene Rast dejó atrás a Renger van der Zande, en el Cadillac amarillo, para tomar la tercera posición.

Foto: Motorsportweek. Matt Campbell en el Porsche 963

Acura tuvo un inicio por debajo del rendimiento de sus rivales y, a poco de entrar en la novena hora de competencia, llegaron peores noticias. El auto del ganador del 2021, Filipe Albuquerque enmudeció. Reinició los sistemas del auto y logró continuar en carrera, aunque con algo de retraso. Otro Acura sí se fue temprano para las duchas, el de Louis Deletraz, a poco de completar la mitad de la prueba.

Foto: Autosport. Filipe Albuquerque en el Acura ARX-06

Más drama llegó alrededor de una hora y cuarto después, cuando uno de los favoritos, el Cadillac amarillo, en el turno de manejo de Renger van der Zande, apareció siendo asistido por los auxiliares de pista. Con ese auto fuera, la carrera empezó a tener dos candidatos sólidos por la victoria: el Cadillac rojo y el Porsche número 7.

Foto: Endurance-Info. Renger van der Sande en el Cadillac V-Series.R

Aun con 8 horas 45 por delante, la pelea entre ellos pasó a ser física. Aquí, Pipo Derani atacó a Kevin Estre por la primera posición. El del Porsche resistió todo lo que pudo en la recta opuesta, hasta que tuvo que levantar el pie del acelerador para cederle el paso al Cadillac. La apuesta de los de Stuttgart continuó enfocada en largo plazo; en la estrategia. A estas alturas, el Acura que estuvo detenido en pista, sorprendió cuando apareció entre los tres primeros y a pocos segundos de los líderes. La división de lujo de Honda se resistía a ceder la victoria con la catana en la mano.

—–

La luz volvió a Daytona y llegó acompañada de más acción. Porsche había conseguido alinear a sus autos, durante el amanecer, para atacar al Cadillac rojo. El Porsche número 7 continuó siendo el predilecto. El 6 se encargó de presionar al límite a los norteamericanos.

Foto: Autosport. Matt Campbell en el Cadillac V-Series.R

Con poco menos de 6 horas por delante, la estrategia volvió a jugar a favor de Porsche. Matt Campbell atacó con todo lo que tuvo al líder, pilotado por Jack Aitken. El piloto australiano consiguió tomar la primera posición aprovechando el tráfico y haciendo maniobras que seguro congelaron la sangre de la escuadra de Stuttgart.

Los del Cadillac rojo recibieron el golpe, pero no se quedaron de brazos cruzados. Una hora y media después, Aitken utilizó el mismo truco del tráfico para superar al Porsche número 7, ahora conducido por el brasilero Felipe Nasr.

Foto: Sportscar365. Jack Aitken en el Cadillac V-Seires.R

Con su piloto más rápido al timón, Porsche esperó con paciencia que la estrategia los devuelva a la punta. Habían hecho la tarea durante el día previo y la noche. Ahora era cuestión de confiar en las matemáticas.

A una hora y 20 minutos de la bandera a cuadros, Nasr retomó la primera posición durante el repostaje y cambio de piloto del Cadillac rojo. Con casi 23 horas completadas, los dos primeros iban, increíblemente, al parachoques. Blomqvist consiguió superar a Nasr con otra maniobra escalofriante. La prueba de resistencia se había convertido en un duelo a todo o nada hasta la meta.

Foto: AutoRacing1. Tom Blomqvist en el Cadillac V-Series.R

Sin embargo, Porsche tuvo una última carta por jugar, nuevamente gracias a la estrategia. Habían gestionado mejor los juegos de llantas disponibles, que para esta carrera fueron limitados. El último reabastecimiento se produjo a unos 45 minutos del final. Los dos líderes fueron a boxes al mismo tiempo, como si se necesitara más acción. Ahí, los mecánicos de Porsche se lucieron y devolvieron su auto a la pista adelante del Cadillac.

Foto: Rick Dole/IMSA. Porsche Penske Motorsport

Casi 15 minutos después volvió la bandera verde, con los 4 primeros a la rueda. Nasr tomó la delantera, con Blomqvist al parachoques. Detrás, Jaminet, en el otro Porsche, intentó seguirlos, pero Deletras lo sorprendió. Con esa maniobra, con golpe incluido, Acura se metió en la pelea directa por la victoria, aunque tenían que demostrar si podían rendir al nivel de sus rivales.

Foto: Motorsport.

Poco a poco, los dos primeros consiguieron sacudirse del Acura y reservaron para ellos el duelo por el triunfo. El Cadillac era el favorito, pero pasaban los minutos y el Porsche resistía. El auto norteamericano iba rápido en las curvas. El alemán compensaba el déficit con aceleración y velocidad tope.

Los dos primeros continuaron prácticamente soldados y solo en los minutos finales, Nasr consiguió una ligera ventaja utilizando el tráfico a su favor.

Foto: Motorsportweek. Felipe Nasr en el Cadillac V-Series.R cruzando la meta

Finalmente cayó la bandera a cuadros y Porsche se llevó las 24 Horas de Daytona. Fue la primera desde 1969. También fue el primer triunfo para el equipo del “Capitán”, Roger Penske, encargado de la operación de la marca alemana.

Solo 2 segundos después llegó el Cadillac rojo, en uno de los finales más ajustados de la historia. Acura no tuvo armas para extender su récord, aunque salvó el honor con el tercer escalón del podio.

Las 24 Horas de Daytona ya son historia. Fue una carrera altamente competitiva y que de alguna forma anticipa lo que podríamos ver en las 24 Horas de Le Mans, en junio. A ello hay que sumarle que Toyota irá para recuperar el dominio y que Ferrari buscará demostrar que la victoria del 2023 no fue suerte de debutante. Esto ya pinta color hormiga.

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp