El Dilema del Rally

¿Qué cambios son necesarios para relanzar el WRC?

Ni los autos más rápidos de la historia, ni la tecnología más avanzada, han sido capaces de sacar al Campeonato Mundial de Rally del estado de crisis. Lo cierto es que lleva tanto tiempo ahí que es difícil pensar en algún momento mejor que el de los años 80.

Los aficionados llevamos décadas salivando con los videos del Grupo B. Hemos fantaseado y demandado con el regreso de esos autos de performance monstruosa. El sueño se hizo realidad en el 2022, con el actual reglamento Rally1. Los autos actuales tienen niveles de potencia cercana a la de los Grupo B y, con alrededor de 40 años de evolución tecnológica, la suspensión, transmisión y aerodinámica consiguen superar largamente la performance de la era dorada del rally. La otra gran ventaja de los Rally1 es la seguridad. El Grupo B fue inviable porque nadie garantizaba que la tripulación regrese a casa después de cada etapa. El público apostado en la ruta tampoco estaba seguro.

Los actuales Rally1 están construidos en torno a una estructura tubular homologada que forma una suerte de célula de supervivencia. Eso, más la lista enorme de directivas específicas, ha conseguido que los accidentes fortísimos que vemos ahora no pasen de un buen sacudón para piloto y copiloto.

Hyundai Motor Europe | www.motorsport.hyundai.com

La combinación de autos de altísima performance y tripulaciones seguras en los Rally1 han conseguido dos fenómenos perdidos, al menos en la última década: Que los pilotos cometan errores por ir al límite de sus capacidades. Esto había prácticamente desaparecido durante la reglamentación WRC, en la que nos acostumbramos a la bestial efectividad de los grandes campeones franceses: Loeb y Ogier. Y que los fuera de serie como Tanak, Ogier y Rovanpera se diferencian más del resto.

La relevancia respecto a la industria automotriz es indispensable para el rally. Los autos tienen que parecerse a los de calle y necesitan tecnología compatible con lo que encuentras en los concesionarios. Por eso apareció la actual unidad de potencia híbrida. Incluso, el WRC dio un paso adicional pro ecología con el uso de combustible sintético. El motor eléctrico aporta 134 caballos en el establo de alrededor de 500 que impulsan a un Rally1. Si bien la entrega total de potencia es parcial y administrada, es un ¨boost¨ brutal, por mucho menor costo del que supondría obtener ese rendimiento solo del motor de combustión.

Todo parecía alineado para que el WRC estalle y, finalmente, los fans tuvimos los autos que siempre quisimos, tipo los del Grupo B. Pero, no. Fue todo lo contrario. Ningún fabricante nuevo se sumó. Citroën se fue sin empezar. Peugeot no pasó del amague. El grupo Volkswagen deshizo su división deportiva. Ford nunca se comprometió plenamente. Y ahora, hasta el futuro de Hyundai es incierto.

Toyota Gazoo Racing | www.toyotagazooracing.com

Medidas Drásticas

El momento del cambio es ahora. De hecho, en estos días hay un tremendo debate al más alto nivel.

Mohamed Ben Sulayem es un hombre de rally y asegura que esa disciplina lo convirtió en el hombre que es. El presidente de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) llegó al mando con la plena convicción de cambiar el rumbo del rally. Su inicio en el cargo coincidió con el de la regulación Rally1. Dos temporadas ya pasaron y el WRC está cerca del fondo. Llegó el momento de pasar a la acción.

El primer avance ocurrió durante la Gala de la FIA, en la que se premia a los mejores, a nivel mundial. Ahí hubo reuniones en las que participaron equipos, pilotos y autoridades. Todos mostraron preocupación y apuntaron alternativas.

El presidente tomó nota. Pasada la Gala, pidió nombres para formar una comisión. En dos horas, David Richards, gestor del gran cambio del formato del rally de los 90, actual presidente de MOTORSPORT UK (ente regulador del deporte en el Reino Unido) y director de PRODRIVE, tuvo la lista. Pocos días después, el diagnóstico llegó al escritorio de Ben Sulayem. Entre muchas sugerencias, el camino reglamentario iba por reemplazar los autos de Rally1 por los de Rally2.

Toyota Gazoo Racing | www.toyotagazooracing.com

Aquí podemos hacer otro paralelo con el Grupo B. De un día para otro, los monstruos de los 80 redujeron su potencia en casi 300 HP y se basaron en vehículos de producción en masa. Esa medida se tomó por seguridad. Ahora, el motivo es diferente: el Rally1 es costoso y no atrae a nuevos fabricantes. Los rumores del cambio llegaron a los hinchas y el debate explotó. Los Rally1 son tremendamente más atractivos para el espectáculo que los Rally2 y la disconformidad era evidente por las hachas, trinches y antorchas que llevaban. Claramente, eso lo hemos inventado. Calma.

La celeridad del proceso permitió que, el 14 de diciembre, seis días después de la gala, las partes interesadas se reúnan en Trafalgar, Londres. Y ahí ocurrió un giro.

DirtFish informó que los equipos se inclinaron por mantener la reglamentación Rally1 hasta el final del periodo de homologación, que es de cinco años. Varios factores jugaron para esa decisión. Lo primero fue el compromiso de Hyundai de quedarse en la categoría por las siguientes 3 temporadas. Fuertes rumores indicaban que los surcoreanos darían de baja el proyecto en el WRC para dedicarse a las carreras de resistencia.

Publicación de DirtFish el 18 de diciembre 2023

El otro eje fue M-Sport. El apoyo que recibe de Ford se debe principalmente al interés de la marca por la unidad de potencia híbrida. Sin el dinero del óvalo azul, el equipo británico desaparece del WRC. Por otra parte, es cierto que pasar al Rally2 les generaría más ingresos por ventas de los Fiesta que desarrolla. Pero, sin apoyo de fábrica, porque el modelo dejó de producirse en julio del 2023, haría difícil mantenerse competitivo con los rivales.

El tercer punto importante es que la FIA se comprometió con el proveedor del sistema híbrido por el tiempo completo de homologación. Inicialmente el contrato era por tres años, pero luego se extendió a los dos adicionales.

¿En qué queda el WRC?

El debate continuará por los próximos meses. Además, vienen muchos cambios en el formato de competencias que entrarán en rigor en esta temporada. Te adelantamos que el más polémico de todos es del nuevo sistema de puntos. Ahora el que termina segundo en una carrera puede sumar más puntos por el campeonato que el que gana.

A nivel técnico, el cambio acordado para la viabilidad de los Rally1 ha sido una división paralela, sin sistema híbrido. Si bien tendrán menos potencia, 134 HP, servirán como puente entre la categoría máxima y la Rally2. Por otra parte, se reducirá el costo operativo, porque se puede prescindir de la implementación FIA de recarga para las baterías. Eso también facilitará su uso en competencias nacionales. Y, por supuesto, se elimina lo más complejo de todo: entender el funcionamiento y maximizar la entrega de potencia del motor eléctrico.

M-Sport | www.m-sport.co.uk

En Auto TV Perú pensamos que el reglamento Rally1 era lo que el WRC necesitaba. Finalmente se podía volver a la potencia del Grupo B, con mucha más seguridad. Los autos van más rápido que nunca gracias a los avances en suspensión y aerodinámica. En términos de espectáculo, es inmejorable. Sin embargo, son tiempos difíciles para el deporte automotor en general. Salvo la Fórmula 1, que por el momento ha encontrado un camino solvente, el resto está en constante búsqueda del siguiente paso. En el caso del rally, ha habido poca evolución en los últimos 30 años. El formato de carrera es el mismo, salvo pequeños ajustes. Es difícil de seguir y parece un espectáculo cada vez más diseñado para un exclusivo club de fans incondicionales.

A eso hay que añadir que la industria automotriz no tiene una visión clara a futuro. Nadie sabe a ciencia cierta qué rumbo tomará el mercado y en plena crisis, los programas de competencias son los primeros en tirarse al desván.

En este escenario, los Rally2 suenan como el paso lógico. Actualmente hay 5 fabricantes con autos de última generación, más Volkswagen que por ahora mantiene capacidad de desarrollo a través de un equipo privado. Pero, y este es uno grande, el espectáculo se verá fuertemente golpeado. Ahora, dejamos esta pregunta: ¿Qué da más espectáculo, un auto que cuando pasa te congela la sangre o 5 pilotos peleando por la punta hasta la meta?

Más allá de los detalles reglamentarios, ese tiene que ser el fondo del debate y lo que realmente deba resolver la FIA para que sobreviva el rally.

Texto: Gianni Galletti

 

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp